1 comentario

Lo que pudo ser y no fue (parte II)

Del proyecto que resultó ganador, lo primero que salta a la vista es que fuera de hormigón, aún habiendo en Euskadi una buena industria del metal. En el proyecto presentado al concurso, se descartó la solución metálica por la delicada situación que atravesaba la construcción en España en la época.

Pero tras haber resultado ganadores y salir las obras a concurso, pronto se cambió a la solución metálica. La principal razón fue que al salir la obra a concurso, dadas las dificultades que entrañaba la obra y el desconocimiento de la misma (no se había hecho nada igual antes), no se conocían con exactitud los medios auxiliares y la mano de obra que sería necesaria, y todas las constructoras presentaron precios al alza, superiores a los que figuraban en el proyecto ganador.

Esto no gustó a la propiedad (el Athletic), pero lejos de suponer un revés, los proyectistas se percataron de que estaban en pleno centro de la industria siderúrgica, y rápidamente se modificó el proyecto, adoptando la solución metálica. Así pues, el proyecto que se presentó tanto en revistas como en sociedad, nunca se llegó a ejecutar.

ath_sanmames_11

Pero no acaban aquí las modificaciones. La primera idea, tras pasarse a la solución metálica, fue hacer un calco del arco que se ve en la foto anterior, pero en metal. Es decir, se trataba de arcos estribados en los muros laterales.

Esta solución solo se comenzó a proyectar, como lo corroboran varias anotaciones y cálculos a sucio de Carlos Fernández Casado. El Athletic pidió que se modificara el proyecto, y se bajara el borde delantero de la cubierta, que como se observa en la foto, debido al arco de la misma, es muy alto. La exigencia del Athletic fue tan rotunda, que se llegó a desechar el proyecto ganador, para ejecutar una tribuna del estilo a la este actual, con pilares. Cumplía con tener el borde más bajo, para evitar la entrada de la lluvia, y era más barata. Así que, ¡ a punto estuvimos de tener otra tribuna como la Este!

SANYO DIGITAL CAMERA

Los ganadores descartaron esta opción, por tratarse de una solución muy común, para la cual opinaban que no hubiera sido necesario el concurso. Entonces adoptó el proyecto la forma definitiva. La cubierta pasaba a ser plana, con una ligera inclinación hacia fuera del campo, y apoyaba en el arco, que pasaba a ser atirantado y únicamente apoyado en los muros laterales.

La cantidad de metal usado era similar a la de la solución más barata, así que el Athletic aceptó, y se comenzó a proyectar el verdadero Arco de San Mamés. En la imagen, una de las páginas manuscritas de Carlos Fernández Casado, comenzando a calcular el Arco.

Cálculos

En el próximo post, postearé la forma de trabajar del arco. En este post he comentado que el arco iba a ser estribado, y finalmente fue atirantado, y he pensado que sería interesante explicarlo, para que el que no conozca estos conceptos, sepa como trabaja el arco, y que no está ahí encima de adorno.

Fotos de: Archivo Carlos Fernández Casado, CEHOPU-CEDEX (1 y 3) y propia (2)

Anuncios

Un comentario el “Lo que pudo ser y no fue (parte II)

  1. […] ganadores del concurso de los años 50 que el Athletic presentó (aquí la primera parte, y aquí la segunda). Pero también hubo a lo largo de la segunda mitad del siglo XX, otros proyectos que […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: