1 comentario

Lo que pudo ser y no fue (parte I)

Aunque el Arco se inauguró en 1953, la génesis del proyecto que culminó en su construcción comenzó mucho antes. Concretamente, cuando en 1950, el Athletic, presidido entonces por Enrique Guzmán, presentó un concurso de ideas para la ampliación de la Tribuna Principal.

Captura

Lo más curioso de todo es que ninguno de los proyectos que se presentaron era el proyecto que realmente se hizo y que ha sobrevivido hasta nuestros días. En las siguientes imágenes, se pueden ver unos esquemas generales de los proyectos que resultaron finalistas, sin llegar a ganar. ¡Qué diferente hubiera sido San Mamés si alguno de ellos hubiera ganado! ¿Os lo imagináis?

El siguiente boceto pertenece al proyecto que obtuvo el segundo premio, creado por los arquitectos Celestino Martínez y Emiliano Amana. Al verlo me vino a la cabeza el estadio Lasesarre, del Barakaldo, por las torres y la forma de la tribuna.

seundopremio2segundo premio

El proyecto que obtuvo el tercer premio, del arquitecto Pedro Izpizúa, me ha recordado inevitablemente al campo maldito del Athletic, el Coliseum Alfonso Pérez (Getafe), más por los fondos y las torres que por la tribuna.

tercerpremio2tercerpremio1

Hubo además dos cuartos premios. Uno de ellos, de los arquitectos Manuel Thomas y Ramón Escudero, planteó una tribuna que es la que más se asemeja a la que finalmente se hizo, salvo que tiene una cubierta mucho menor, al no tener el arco soportándola. Es la imagen de más a la izquierda. El otro cuarto premio, del arquitecto José Descartín, al que pertenece la imagen restante, planteaba algo similar al anterior.

cuartopremiocuartopremio3

Tras repasar lo que podía haber sido San Mamés de haber ganado alguno de éstos proyectos, cabría decir que queda mostrar el proyecto ganador, y en lo que de verdad se convirtió en la nueva tribuna de San Mamés. Esta es la foto del proyecto ganador:

ganador ganador2

Pero… ¿y dónde está nuestro Arco, si este fue el proyecto ganador? Como se ve en las imágenes, salvo en el graderío, en poco más se parece la cubierta a la que tenemos hoy en día. ¿O no? en este proyecto ya se aprecia algo distinto a los otros, y es efectivamente, la forma curva de la cubierta.

Mucha gente tacha de bilbainada llevarse el arco a algún otro lado, pero para bilbainada la de este proyecto. Como se ve, se trataba de una cubierta arqueada de hormigón armado. Si el Arco pesa 200 toneladas, y es de acero y hueco por dentro, no es difícil imaginarse lo que podría pesar esta solución. Además, la cubierta de hormigón hubiera sido récord del mundo, superando los hangares americanos que en la época había en Maine y Dakota del Sur, con esta misma tipología y que tenían 103 metros de luz. Al parecer, al menos el de Maine, sigue en pie hoy en día (la foto es de 2001).

image012

Pero, ¿cómo acabó el proyecto ganador, sin aparentemente mucho que ver con la tribuna existente, siendo lo que finalmente fue? Las razones, y el final de la historia, que como todos sabemos, concluye con la construcción de la tribuna que hoy en día conocemos, en la segunda parte de la entrada, que publicaré próximamente.

Fotos de: Revista Nacional arquitectura (Nov 1951). Archivo Carlos Fernández Casado, CEHOPU-CEDEX

Anuncios

Un comentario el “Lo que pudo ser y no fue (parte I)

  1. […] los proyectos que no resultaron ganadores del concurso de los años 50 que el Athletic presentó (aquí la primera parte, y aquí la segunda). Pero también hubo a lo largo de la segunda mitad del siglo […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: